Blogia
De la parte Berlanga

La Cueva de la Reina Mora

La Cueva de la Reina Mora y la del Cerro de Las Arribas se encuentran una frente a otra en el confín de los términos de Abanco y Sauquillo de Paredes, arroyo de la Peña de por medio, a una altitud de 1.260 y 1.250 metros.

El nombre de la primera es evocador de leyendas propias del solsticio de verano, en las que una princesa aparece fugazmente en el amanecer de la noche de San Juan, peinándose sus largos cabellos. Los afortunados espectadores, que habrían pasado la noche en la cueva de Abanco, encendiendo hogueras, bailando y bebiendo cerveza e hidromiel, tendrán grabado en sus retinas el espectáculo único e irrepetible, hasta el próximo solsticio.

Estas dos cuevas fueron estudiadas en 1912, descubriéndose restos de enterramientos de la Edad del Cobre, muchos fragmentos de cerámica y un hacha de aquel metal. Otra cueva más hay en el paraje cercano de Valdeabejas, un asentamiento de la 1ª Edad del hierro, situado en un cerro a 1.244 m. de altitud, que ocupaba una hectarea de terreno, y que fue explorada por el padre Saturio González.

 

Para llegar hasta las cuevas hay que coger el camino rural de Abanco a Sauquillo, hasta donde se juntan los dos términos. Una vez allí, se puede visitar la atalaya de Abanco, o llegar hasta El Hocino, donde se encuentra el Mojoncillo y diferentes construcciones pastoriles. Todo ello a una altitud media de 1250 m. que proporcionan unas vistas extraordinarias.

Se informa del hallazgo de las cuevas en dos artículos fechados el 26 de octubre y el 12 de diciembre de 1912 en El Avisador Numantino. Las fotos son de Axinio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres