Blogia
De la parte Berlanga

Berlanga en el New York Times

Berlanga en el New York Times

Como ya recogieron en su día muchos medios de comunicación y el blog de mi amigo Lima, en el mes de agosto el prestigioso diario The New York Times, a través del reportero John Motyka, dedicó a la provincia de Soria un extenso reportaje en el que se deshacía en merecidísimos elogios hacia este paisaje "muy relegado del desarrollo español"

Con la limitación de cualquier reportaje en un periódico, éste se centraba en glosar la figura de Machado, que llegó a Soria un poco perplejo y acabó cautivado por el "ambiente" soriano hasta el punto de no poder desprenderse jamás de él. El Duero, la ciudad de Soria, Numancia y su simbólica resistencia del débil ante el fuerte, la grandeza ascética o lo que el mismo Machado llamaba "el sentido imperial de la pobreza" son otros de los puntos de apoyo de este brillante trabajo periodístico.

Cuando Motyka se  plantea salir a la periferia para dar una visión  mas amplia del terreno estudiado,  con el mejor de los criterios o muy bien aconsejado, se decide por tres lugares a los que a cualquier persona con un mínimo de sensibilidad le ponen la carne de gallina: La Laguna Negra de Urbión, Gormaz y Berlanga.

De la panorámica impresionante desde el alcázar de Gormaz, dice Motyka que "corta la respiración" y en Berlanga sube al castillo y recorre la calle de Las Torres, entrando por la puerta de Aguilera, pasando por los soportales y llegando a la "adormilada" plaza mayor donde ve una de las muchas perspectivas del castillo. Gracias Motyka, vuelve cuando quieras.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Supra Skytop -

Choose your love and love your choice. This is the truth. Do you think so?

Anónimo -

António Machado me fez saber que Soria existe.
Mas tu, amigo, me fazes descobri-la.
Grata por isso.
Grande abraço.

juancar347 -

Soria necesita cronistas que transmitan su belleza, sin importar el medio o el soporte. Y por más que duela decirlo, porque lo llevo en el alma, necesita también desprenderse un poco de la sombra de Machado. Un abrazo

JK -

Estoy de acuerdo, a pesar de la propaganda que representa un poeta de su altura humana y artística; el sufrimiento le hacía ver grises alcores y cárdenas roquedas por todas partes, como don Quijote veía gigantes.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres