Blogia
De la parte Berlanga

Miré los muros...

Interesante reflexión de Elvira Huelves, vieja conocida de Radio 3, en el periódico CuartoPoder (05.09.2012), sobre nuestro patrimonio cultural.
Una pared entera de la torre gótica de la iglesia de San Esteban de Valdespina, en Palencia, se ha derrumbado delicadamente para no destruir el tejado de esa iglesia, de planta románica, que conserva muchas obras de arte en su interior. Con sumo cuidado, la torre, vencida por el tiempo y el abandono, ha dejado caer, piedra a piedra, todo el muro sin que ninguna persona o animal haya sufrido heridas, sin que ninguna casa vecinal haya sufrido daños, excepto un corral que alojó los escombros. Qué detalle por parte de la torre del siglo XIV. Qué pena que las autoridades correspondientes no tengan esa misma sensibilidad con ella.

A pesar de las cartas internacionales de restauración, cuyos acuerdos empezaron en la reunión de Atenas, en 1931, y a los que siguieron muchos más, el último, en Creta, 2000, el compromiso ético de la conservación arquitectónica en España parece seguir bastante relajado. Se le pueden echar las culpas a la crisis, que se ha vuelto el ogro que lo explica todo, pero la cosa es más antigua y tiene que ver con la escasa sensibilización de la sociedad española –con sus dirigentes a la cabeza, dando ejemplo- hacia las delicadas formas de civilización y cultura que construyeron los antepasados. Que en España parece importar más el aspecto físico de nuestros representantes, con sus liturgias y sus coches oficiales para no quedar como pobretones ante la rica Europa, que la dignidad de nuestros templos. Será para que no nos tomen por misorreros, yo qué sé. Quevedo sí lo sabía.



Según UNESCO, Italia tiene más monumentos que son Patrimonio de la Humanidad que España, pero aquí no estamos tan lejos de ese admirable país en número de bienes culturales. En concreto, la comunidad de Castilla y León tiene el triple de bienes en peligro que otras comunidades, como Castilla La Mancha, Aragón o Andalucía. La vieja Castilla tiene 1.800 bienes de interés cultural declarados. Si a la Iglesia –como ha dicho el ecónomo de la diócesis de Burgos, Vicente Rebollo- le queda grande el gasto que supone restaurar sus bienes, que son muchos, a lo mejor podría la Iglesia ceder esos bienes por mor de su conservación a quien sí pueda gastarse ese dinero.

Ante la pasividad y las excusas que suelen poner los administradores, la gente se las ingenia para tratar de que no llegue la sangre al río. En Fuentespreadas (Zamora) los vecinos organizaron un mercado romano para sacar el dinero con que rehabilitar un muro de su iglesia. Otros, en Ituero de Izaba (Salamanca) custodiaron en sus casas las obras de arte que peligraban por las goteras de la iglesia, hasta arreglarlas, a base de apoquinar de los bolsillos del vecindario. En Aldehuela de Periáñez (Soria) –por lo general son pueblos pequeños- subastaron arte que sus autores cedieron desinteresadamente para arreglar la instalación eléctrica y otras chapuzas que tenía pendientes su iglesia. En Tartanedo (Guadalajara) el pequeño ayuntamiento buscó la colaboración de la Universidad Politécnica de Valencia, cuyos alumnos de Conservación han restaurado el retablo barroco de la iglesia del pueblo. Y así. Pero la lista es larga y algunos monumentos están para el arrastre, con perdón por usar un término taurino. Seguro que quien lea esto tiene en mente una ermita o un monasterio en malas condiciones; en Hispania Nostra piden colaboración a la gente común y corriente –que, al final, es la que funciona- para denunciar esos casos.

 

Y aunque la susodicha asociación conserve los tintes aristocráticos, un tanto pijos, de sus orígenes, convendrán ustedes conmigo en que, si su labor es fructífera ya merece la pena colaborar sacudiéndose previamente los prejuicios, que pesan y dan la lata. Su actual presidente, Araceli Pereda, ha dicho hace poco a El Cultural que se pierde más patrimonio en tiempos de bonanza que en las guerras; y no le falta razón. Miles de ejemplos en España muestran las barrabasadas de los pueblos en los que crecían como hongos las fachadas de casas alicatadas hasta el techo con azulejos de cuarto de baño y ladrillo feo visto. Para no hablar de las restauraciones fallidas que han estropeado circos romanos y fachadas de alcázares. Sería un no parar.

Por eso es bueno conocer las asociaciones a favor del patrimonio que proliferan y funcionan de variada manera, como la ADEPA más empeñada en denunciar que en promover acciones de conservación, o bien otras más profesionales como la AEGPC. Habrá miles de pequeñas asociaciones con las que colaborar. En otros países, cuya educación ha incluido desde la infancia el amor por lo propio, la participación en este tipo de actividades está generalizada. En España, a pesar de los ejemplos antes apuntados, padecemos esa carencia, como pasa con el paisaje, según se trató en cuartopoder.es hace algún tiempo. Nos gusta volver a ello. Nos gusta este país.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Rosa -

Hola señor admnistrador. Pues poco le puedo explicar, estuve aquel dia de la visita pero no creo que pueda repetir lo que dijeron sin equivocarme. Pero si les puedo mandar un correo para que te mande a ti alguna información,o escribirle vosotros.

Administrador -

Hola Rosa. Estaremos encantados de que nos cuentes los resultados de la excavación, porque los desconocemos. Sin ningun tipo de acritud te lo digo. Pongo a tu disposición los comentarios o el correo electrónico para lo que nos quieras contar.

Rosa -

Querida Maria. Al final parece que sí se ha hecho la excavación del castillo. Cierto es que "no hay que limpiarse el culo antes de cagar" pero si después y estaría muy bien que al menos reconocieras lo que se ha hecho, que además lo explicaron en una visita, ¿estuviste?.
Y has mezclado la administración con las asociaciones, que es el tema del que estamos hablando. Otro cordial saludo

Gamarrilla -

Os dejo el enlace a un interesante articulo sobre este mismo tema que nos debe hacer meditar sobre como tratamos el patrimonio común, y cómo lo tratan los medios de comunicación:

http://www.asc-castilla.org/contenido/index.php/castilla/castilla-la-vieja/noticiassocialesculturalesclv/208-palencia-cuestion-de-prioridades

María Bravo -

Querida Rosa. La noticia bien, pero no debemos hacer como aquel cura de Caltojar, que se limpiaba el culo antes de cagar. Si te fijas bien, son solo intenciones en el caso del cementerio de la Plaza, y en el castillo una excavación que aun no ha empezado. Debemos ser pacientes y esperar acontecimientos porque puede que el destino de los euros no sea el que inicialmente se había planeado, como ya ocurrió en otras ocasiones (v.g. la replica de Casillas que iba a hacerse en La Tercia, luego en el matadero y luego ya no va a ser réplica)
Por otro lado tenemos ejemplos recientes de restauraciones chapuceras en la muralla y en la torrecilla aneja a la del homenaje.
Claro que nos alegra que se tenga en cuenta a nuestra comarca en los planes de cualquier organismo público, pero es mejor esperar acontecimientos. Un cordial saludo

Rosa -

Pues no lo se si hay mas, creo que asi de cosas de patrimonio solo estan los del castillo. Pero estan la asociacion de mujeres, la banda, la coral, de jovenes y otras.
bueno pero que te ha parecido la noticia?

María Bravo -

La asociación cultural de tu pueblo...
¿Pero solo hay una?

Rosa -

Opino lo mismo que tu, las asociaciones culturales son muy positivas para los pueblos. Te alegrará saber (aunque imagino que ya lo sepas) que la asociación cultural de tu pueblo, los amigos del castillo, van a excavar la torre del homenaje del castillo y han hecho algo más en la plaza.
Te paso los enlaces
http://castillodeberlanga.blogspot.com.es/2012/09/33-anos-despues.html
http://castillodeberlanga.blogspot.com.es/2012/09/excavacion-en-el-castillo.html

Un saludo

María Bravo. -

Esperamos que haya alguna otra alternativa al turismo en ese polígono industrial que dicen que van a hacer.
Lo de la replica a nosotros también nos parece una tomadura de pelo, con la iglesia de verdad a unos pocos kilómetros.
Si se pretende que la gente vea la réplica y no vaya a la auténtica sería una afrenta para Casillas; y si van a ver la auténtica, ¿para que ver la réplica?

Anónimo -

Nuestra tierra de Berlanga,va a depender economicamente del turismo, por lo que es imprescindible mantener nuestro patrimonio cultural, hasta lo que pueda parecer mas insignificante, no se puede perder nada. Lo que no se puede hacer es gastarse un paston en hacer una replica de San Baudelio, y dejar abandonada la misma ermita, en la que no se ha hecho ninguna excavacion desde hace casi 40 años.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres