Blogia
De la parte Berlanga

Otro rey que pasó

Durante los días 2 y 3 de febrero de 1702, el joven rey Felipe V pasó unas animadas jornadas de caza en el palacio de La Choza, que los marqueses de Berlanga tenían cerca del Puente Ullán,  incendiado por los franceses en 1811. Junto al palacio había ún inmenso y tupido bosque  con abundante caza, que tampoco se ha conservado, donde el primer Borbón, con diecinueve años, recien estrenado en el cargo y con una guerra de sucesión a sus espaldas, se relajó durante unos días. Los criados de los marqueses contaron en la Venta de Hortezuela que el rey se dirigía en francés a sus perros y que se encontraban todos exhaustos después de los largos preparativos de la visita.

Otra vez visitó Felipe V la villa de Berlanga; fue un 24 de agosto de 1719 acompañado de su esposa María Luisa Gabriela de Saboya y su hijo Luis, que venían de Corella hacia Madrid. Durmieron esta vez en el palacio de la plaza del Mercado y visitaron brevemente el pueblo y la colegiata antes de salir hacia Atienza. Luís tenía doce años; a los quince lo casaron con Luisa Isabel de Orleans, que tenía doce, y a los diecisiete recién cumplidos se lo llevó la viruela, siete meses despues de subir al trono. En la crónica de este viaje ya se ve que su salud no era buena:

...aviendo salido Sus Magestades y el Príncipe, de Corella el 17, y hecho noche en Cintruenigo, Agreda, Hinojosa, Almenar y Almarail, llegaron el 22 a la referida villa de Almazán, donde se detenían el 23 por aver padecido el Príncipe una ligera destemplanza, procedida de un resfriado, de la cual se hallaba ya libre. Aviendose  recuperado enteramente el Príncipe nuestro señor de la ligera indisposición que sufrió en Almazán, partieron de este villa sus Magestades, con su Alteza, el día 24 y durmieron en Berlanga, de donde pasaron el 25 a la villa de Atiença, con perfecta salud.

Cuadros: Felipe V, de Jacinto Rigau; y Luís I, de Michel-Ange Houasse

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

oscar -

en realidad estoy narrando un viaje que hice hace unos años y que me ha venido a la cabeza después de una visita a Montejo. estoy al pie del cañón, trabajando -qué remedio- y celebrando la urocopa. con mejor cara que el del cuadro, eso sí!
un abrazo!

jk -

Si, no era nada buena esa cara que le sacan en el cuadro, que está el pobre como pa irse a celebrar la urocopa.
Vivían como reyes y morían como todo bípedo implume
Gracias Oscar, ya has vuelto del Senegal?

el de tiermes -

sin duda Berlanga tiene abolengo con tanto rey que cazó en sus tierras y durmió en sus moradas.
y aunque ahora el palacio esté en ruinas, la nobleza continua en tus palabras.

bipede-impume -

Nessas épocas se fazia tudo muito cedo. Casavam, reinavam e este pobre principe morreu cedo também e logo com viruela. Pobrezito.

Axinio -

Mala cara tenia ese chico, se veia venir
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres