Blogia
De la parte Berlanga

*El tímpano románico de Las Monjas*

 

Con ligeras variaciones este tímpano sigue el modelo del de Santo Domingo. En una mandorla lisa, y más achatada que la de aquel, preside la figura de Dios padre sentado en un trono similar, esta vez sin el Niño y sosteniendo el Libro de la Vida con la mano izquierda sobre su rodilla, mientras que bendice con la derecha. El libro presenta unas letras imposibles de descifrar actualmente.   Los cuatro ángeles portadores de los signos evangélicos, se disponen de igual manera que en Santo Domingo con ligeras variantes: el ángel portador del símbolo de San Juan presenta una disposición más inclinada y del lienzo o coelum no sale ninguna filacteria, mientras que el ángel que representa a San Mateo muestra su filacteria de manera inversa a como lo hace en santo Domingo. En el ángulo derecho del tímpano es donde se encuentran las variaciones más significativas respecto al modelo. Mientras que en aquel encontramos la figura nimbada de un profeta, en este tenemos una representación completa de la Psicostasia. Efectivamente, San Miguel sostiene con la mano derecha la balanza en la que se encuentran dos cabecitas humanas que representan a las almas, mientras que el diablo, figura de pequeño tamaño y decapitada, apoya su mano en el platillo de la balanza pretendiendo inclinarla. En el ángulo izquierdo se mantiene la imagen de la Virgen sedente en igual actitud que en el modelo. 

 

 

 

El estar el tímpano fuera de su lugar original y no conservarse ningún otro resto de la portada, nos priva de otros elementos que completarían el sentido de este.  El simbolismo del tímpano es el mismo que el de Sto. Domingo, ya que prácticamente igual es su composición, pero hemos de señalar que este se ajusta con más fidelidad a la visión apocalíptica al aparecer el Pantocrator sin el Niño y ser portador del Libro de los Sellos.  Por lo que respecta a la Psicostasia, introduce el simbolismo del juicio de las almas, resaltando la calidad de juez del Pantocrator.... 

 Las relaciones entre el tímpano de Santo Domingo y el de Berlanga son evidentes. Los dos representan el mismo tema con ligeras variantes. La disposición de las figuras es la misma, aunque el segundo se ajusta con mas fidelidad a la descripción apocalíptica al representar al Padre solo y con el Libro. En el tímpano de Berlanga, además se sustituye la figura del profeta por una representación de la Psicostasia que acentúa el sentido simbólico del tímpano. Estas son de forma resumida las similitudes y diferencias en el plano temático entre ambos tímpanos.   En el plano estilístico, el relieve en el de Berlanga es ligeramente más acusado y este hecho se ve acentuado por el distinto canon cabeza/cuerpo sedente de las figuras, que en Sto. Domingo corresponde a 1/5 en la figura del Pantocrator y 1/3,5 en la de la Virgen, mientras que en sus homólogas de Berlanga corresponde a 1/3,6 y 1/2,8 respectivamente. Esta diferencia, unida al mayor tamaño del tímpano de Santo Domingo y la existencia de unos espacios libres de decoración en este, le confieren una ligereza de composición que falta en el de Berlanga. No obstante las diferencias anteriores, el paralelo es evidente, tanto en la temática como en la composición y disposición de las escenas, en el tratamiento de las figuras y en el de los paños y pliegues, que, aunque más acusados en el de Berlanga, como corresponde a su cronología más tardía, son prácticamente iguales.... 

Por lo que respecta a relaciones en el ámbito extraprovincial, la más clara relación del tímpano de Santo Domingo es la existente con el de Sedano, relación que transciende al tímpano y se hace extensiva a toda la portada.  La composición de la escena es en líneas generales igual en uno que en otro. Al igual que sucedía con el tímpano de Berlanga, el de Moradillo se ajusta mas fielmente a la visión apocalíptica, apareciendo también el Pantocrator sin el niño y sosteniendo el libro sobre su rodilla izquierda. El trono en que se sienta el padre es similar en ambos. La mandorla en Moradillo incluye la totalidad de la figura al igual que en Berlanga, mientras que en Santo Domingo los pies salen fuera de ella. Una relación parcial podemos encontrarla también entre las imágenes de la Virgen de los tímpanos de Sto. Domingo y Berlanga con la Virgen de Butrera (Burgos) que responde punto por punto a la misma tipología: Virgen sedente coronada con toca que le cae sobre los hombros, mano derecha bendiciendo en igual actitud, mano izquierda en igual disposición en las tres, pliegues con la misma distribución y tratamiento, y lo único que varía es el canon de proporciones que son más estilizadas en Sto. Domingo y Butrera que en Berlanga.

RUIZ EZQUERRO, Juan José   "Los tímpanos románicos sorianos"  CELTIBERIA Nº 69. enero-junio 1985

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres